Skip to main content

Compasiva, social, atrevida, a veces insegura de sí misma, pero siempre leal a sus amigos. Así es Laura, el otro personaje que, junto a Santiago, te hará pasar por un sinfín de emociones en esta historia. Es una estudiante de 25 años de último año de Derecho que, además de todo lo anterior, tiene un corazón para con los que menos tienen, los subrepresentados y los que no tienen el privilegio de tener una educación como ella. En mi libro SANTIAGO – Crónicas de un joven viajero – Laura es la que no se calla ante la injusticia. Es la que reúne al grupo y pacíficamente sale a protestar, en voz alta y con firmeza, dejando clara su opinión pero siempre con respeto. En la historia, Laura conoció a Santiago por primera vez en una protesta que ella ayudó a organizar en apoyo de uno de los grupos indígenas autónomos de Panamá -los Ngöbe-Buglé- en su lucha contra la construcción de una mina de cobre dentro de sus territorios. Se sabe que dentro de sus territorios se encuentra una de las mayores reservas de cobre del mundo. Este detalle de mi libro me recuerda ahora a las miles de personas -incluidos los Ngöbe-Buglé- que en estos momentos participan en Panamá en protestas sin precedentes contra la injusticia. Con una pasión similar a la de Laura.

A pesar de que le diagnosticaron una enfermedad autoinmune que la obligó a hacer cambios drásticos en su estilo de vida, Laura demostró siempre su capacidad de resistencia. Laura es como muchas pacientes que he visto en los últimos años que, a pesar de un diagnóstico que les cambió la vida, decidieron seguir persiguiendo sus sueños. Además, el personaje de Laura se inspira en las innumerables mujeres que he conocido y que nunca olvidan a los más desfavorecidos. En el libro, continuó apoyando a los que menos tienen, soñando con trabajar en una organización importante que promueva los derechos humanos. Siguió luchando contra la corrupción en el gobierno, igual que hacen ahora miles de personas en Panamá. La raíz de muchos de nuestros mayores problemas.

¿Podría un país tan pequeño como Panamá tener paz mientras haya muchas partes de la sociedad que se queden atrás? ¿Debería el pueblo aceptar que aquellos con conexiones políticas y en posiciones de autoridad no gasten su tiempo y energía en buscar soluciones a problemas actuales? En lugar de ello, lo hacen invirtiendo en ver como se adueñan de hectáreas de tierra prácticamente gratis, mientras que, al mismo tiempo, intentan succionar el dinero del Estado de todas las formas posibles. ¿Está bien vivir sabiendo que hay escuelas rurales en el campo que parecen chozas sin agua corriente, electricidad o atención sanitaria adecuada? ¿Adquirir deuda para pagar contratos torcidos? ¿Gastar en exceso? ¿Les resulta familiar? Ah, ¿y el precio de los alimentos y la gasolina? Eso es solo la cereza del pastel.

Se suponía que este iba a ser un blog exclusivamente sobre mi libro, pero hoy no puedo separar ambos temas. Uno me recuerda al otro. Espero que las cosas se calmen pronto y que podamos llegar a un consenso pronto, ¡esto cosas que tienen que cambiar! Por mi parte, intentaré mantener la actitud de Laura en mí.

¡Les deseo a todos un buen fin de semana!

Eduardo Ríos Lasso

Eduardo Ríos Lasso, fundador de Zibarna, creció como escritor junto con el desarrollo de su profesión de médico. Nacido y criado en la Ciudad de Panamá, Panamá, su travesía en la vida lo ha llevado alrededor del mundo a decenas de países. En el camino, descubrió una pasión por la escritura de viajes, con narraciones diseñadas para explorar y buscar experiencias de vida positivas al mismo tiempo que compartir los intereses y desafíos comunes que unen a diferentes culturas. Eduardo reside actualmente en Alemania, donde está completando su formación en Medicina Interna. Su primer libro se publicará en inglés y español a mediados de 2021.

Leave a Reply